ACASO (22 Octubre 2020)

ACASO (22 Octubre 2020)

Si vinieras de frente a visitarme

en la penumbra plácida del sueño,

si tan solo en la atmósfera nocturna

me arrullases cual humo de mí misma,

quizás en ese entorno de anestesia,

acaso no me dieras tanto miedo.

Si en el tibio susurro de la cama

me llevases, flotando, suavemente,

acaso aceptaría la partida,

en esa soledad íntima y densa

que nos impone el préstamo del mundo

cuando llega la hora de las cuentas.

Pero aguantar la ácida presencia

de tus marcadas uñas paso a paso,

sentir el fuego déspota del tiempo

desollando, consciente, tira a tira,

el temblor desbocado de la piel,

cegándole el camino poco a poco

al aire que pelea por entrar,

todo ese sufrimiento sin medida,

me conduce al pavor ante el abismo,

al terror negro de los agujeros,

y a la fe desleída por el lodo

donde el miedo me llama mientras duermo.

Acaso si me marcho sin sufrir

hasta esboce, borrosa, una sonrisa…