LA SALUD QUE ME QUEDA (Noviembre 2022)

LA SALUD QUE ME QUEDA (Noviembre 2022)

Miro hacia adentro, y buscando intuyo

los finos ríos de huella escarlata

que surcan mis tejidos, dibujando

la vaporosa urdimbre de los mapas.

Reconozco al caballo que jadea

por  intentar hallar la melodía

que su antiguo galope desgastado

marcó sobre la luz del primer día.

Los frágiles andamios de cristal

se van tornando en granitos de arena

que se mueven sin rumbo por el aire,

papelillos al son de la tormenta.

Este es el resto que después de todo,

del desgaste, la fatiga, los años,

da pinceladas toscas en el lienzo:

arena entre las patas del caballo.

Y estos son los naipes que aún perduran

para continuar en la partida;

mientras me queden cartas en la mano

seguiré con el juego de la vida.

EL VIAJE Y LAS HILANDERAS (28 Octubre 2022)

EL VIAJE Y LAS HILANDERAS (28-10-2022)

El misterioso túnel, cuyo encaje

late, tan cierto, por su ignota senda,

nos confunde los ojos con la venda

opaca que nos ciega, y su follaje

nos incita a tirar del equipaje,

como quien ha ganado la contienda,

sin mencionar que el alma queda en prenda

hasta la última etapa del viaje.

El engaño nos sirve de coraje,

sosiega el corazón, casi tranquilo,

pero el reloj nos mira con sigilo,

y nos mueve el azar en su partida,

y sin ninguna seña ni mensaje

decide los horarios de la vida.

HENNA EN LAS MANOS (09 Octubre 2022)

HENNA EN LAS MANOS              

(I)

El antiguo reloj de la Sala de Profesores, con su cristal arañado y algo desvaído, señalaba las 11:30 de la mañana, una turbia mañana de principios de noviembre, con un tiempo entreverado, que no acababa de ser otoño, pero tampoco dejaba atrás el exasperante veranillo del membrillo. Gracia se puso en pie y tiró su pequeño tetrabrik de zumo a la papelera de reciclaje. Se dirigió al despacho del Jefe de Estudios. Tocó la puerta brevemente con los nudillos, y a la respuesta de “Adelante”, entró en el despacho.

  • “Buenos días, Ramón”
  • “Buenos días, Gracia. ¿Qué te trae por aquí?”
  • “Pues, ya sabes que soy la tutora de 2º de ESO C, y tengo que hablarte de una alumna que me tiene muy preocupada. Se trata de Amina Bendriss.”
  • “¿Amina? Amina…¡Ah, sí, la chiquita esa que es un portento con las matemáticas, ¿no?, la del pelo largo y rizado que el año pasado ganó el concurso local de ejercicios matemáticos para alumnos de 1º de ESO. ¿Qué pasa con ella? Según tengo entendido está muy contenta en el centro”
  • “Sí, sí, está, o estaba muy contenta, a pesar de su irremediable timidez. Tiene un grupo de amigas, básicamente tres, en el que se ha integrado muy bien, tanto a nivel social como en lo que se refiere a los estudios. Sus amigas Mariola y Jimena son también muy buenas estudiantes, y suelen estar siempre juntas en los recreos, y también a la hora de hacer trabajos.”
  • “¿Entonces?», interrumpió Ramón.
  • “Pues, resulta que hace más de una semana que Amina no viene a clase. La semana pasada no estuvo en el centro ni un solo día, y esta semana, ya ha faltado el lunes y el martes, y hoy miércoles tampoco ha dado señales de vida. “
  • “¡Vaya por Dios! ¿Has hablado con los padres?”
  • “He llamado en varias ocasiones. Hablé con la madre, y la primera vez me dijo que se encontraba enferma, pero cuando volví a llamar una segunda vez para preguntar por su estado, tuve la sensación de que me daba largas…, ya sabes, ese instinto por el cual notas que las explicaciones que te dan no parecen en absoluto convincentes. Primero me dijo que eran dolores de la regla. Después que había pillado un resfriado, y la última vez que intenté contactar, ni siquiera me contestó al teléfono. A todo eso hay que añadir que ninguno de sus familiares me ha entregado justificación médica de ningún tipo. Creo que habrá que mandarles una carta certificada para que aclaren de una vez por qué la chica se ausenta, y si no obtenemos una respuesta plausible, habrá que iniciar el protocolo de absentismo.”
  • “Sí, sí, claro. Y además nosotros podemos comenzar nuestras pesquisas preguntando a las amigas que has mencionado, e incluso a otros compañeros, a ver si alguno tiene idea de la causa de esta situación.”

 Gracia salió del despacho con aire consternado, pero con la firme determinación de averiguar qué le había ocurrido a esta chica para pasar tan vertiginosamente de ser una alumna aventajada con los números y muy unida a sus amigas, (tan buenas como ella), a convertirse en una absentista de la noche a la mañana con la complicidad de su familia.

(II)

 Bajo el denso plomo de ese día tan extraño, que se debatía entre el calor excesivo para noviembre y un persistente nublado que no acababa de romper en lluvia, los adolescentes se movían en pequeños grupos en el patio, con sus bolsas de gusanitos, sus bocadillos, y sus bollos a medio salir del envoltorio, lo justo para dar el bocado. Jimena miraba a todo lo que daban sus enormes ojos marrón verdoso a su amiga Mariola, con una mezcla de espanto e incredulidad.

  • “¡Pero, qué dices, tía! ¡Eso no puede ser! ¿Tú estás segura, Mariola?”
  • ¡Que sí! Que me lo dijo Amina, pero no pudo contarme mucho porque en seguida su madre se enteró de que estaba hablando conmigo y, ¡le quitó el teléfono, tía! ¡Qué fuerte! ¡Le quitó el móvil! Se lo quitó y ya no se lo ha devuelto. La he llamado varias veces, pero el móvil está apagado.”
  • “Y, entonces, ¿qué hacemos? ¿Vamos a su casa?”
  • “Yo no me atrevo a ir otra vez, no, no. Ya me presenté allí el otro día, y cuando la madre vio que era yo por la mirilla, ni siquiera me abrió la puerta. Y entonces Amina corrió el visillo de la ventana, y lo único que pude ver fueron sus manos pintadas con henna, y la cara más triste que he visto en mi vida. Me pareció como si estuviera tan desesperada que hubiera tirado la toalla y ya no quisiera protestar, ni luchar, ni discutir, ni nada. ¡Pero es que eso es injusto! Y ni siquiera sé si eso realmente lo pueden hacer sus padres.”
  • “El problema es que ella tiene catorce años. No se puede hacer nada… No sé.”
  • “¡Vaya rollo, tía! ¡Qué pena me da!”
  • “Mira, por ahí viene la maestra, la tutora, Gracia. Creo que viene hacia nosotras.”

(III)

  Gracia, la tutora, se fue acercando a las dos chicas con una inequívoca expresión inquisitiva y un claro empeño de resolución inmediata. Al verla, Mariola y Jimena sintieron que el estómago se les encogía y al mismo tiempo se les agitaba dolorosamente, con una irrefrenable inquietud y un desasosiego amargo, que las colocaba al borde del colapso, y sobre todo, de la más indescifrable indecisión. Jamás se habían hallado ante un dilema de estas dimensiones. Se miraban con la angustia de no saber qué hacer, si callar el grave secreto de su amiga Amina, o bien optar por traicionar su revelación, contando abiertamente a su tutora la dura circunstancia que rodeaba a la chica.

  • “¡Buenos días, chicas! Quería preguntar si sabéis algo de vuestra compañera Amina Bendriss. Es muy importante que me ayudéis, porque no tenemos noticias de ella desde hace varios días, y como habréis podido comprobar, lleva faltando a clase bastante tiempo. Estamos muy preocupados… De hecho, he intentado contactar con la familia, pero las razones que he recibido no me parecen verosímiles. Y para colmo, ya ni siquiera contestan el teléfono.”

Jimena lanzó una tormenta encendida a través de sus ojos, como una súplica llorosa y quebrada, a su amiga Mariola.

  • “Mariola, es mejor que se lo digamos…”
  • “Sí, creo que sí”, replicó Mariola, apartando de golpe sus titubeos. “Verás, Gracia, el otro día Amina me llamó desde su móvil y me dijo muerta de miedo y de dolor, que sus padres la van a casar con un primo de su padre, a quien se la habían prometido hace tiempo. Ese señor tiene casi treinta años más que ella, y es casi un completo desconocido, y ella no quiere, ¡de  verdad, me lo contó entre lágrimas!, no quiere casarse con él. Pero, aún así, ¡su familia está decidida a celebrar la boda! No les importa lo que ella siente, ni si quiere casarse o no, o quién le gusta en realidad, porque a ella quien le gusta es Edu, Eduardo Torres, el de 2º ESO B, de la clase de al lado, no ese hombre tan viejo. Cuando me lo estaba contando, llegó su madre y le quitó el móvil, y ya no hemos podido hablar más con ella.”
  • “Dile lo de la ventana, Mariola”, añadió Jimena con urgencia.
  • “Me pasé por su casa el otro día, pero su madre no me quiso abrir la puerta, y sólo la pude ver por casualidad en la ventana, con las manos llenas de dibujos hechos con henna, que por lo visto, es lo que suelen hacer cuando vas a casarte. Yo entiendo, o intento entender sus tradiciones, pero esto no me parece una costumbre sana ni tampoco justa. A lo mejor, ni siquiera es legal. No estoy de acuerdo con que en estos tiempos se pueda forzar a nadie, y menos a una niña de sólo catorce años a casarse con quien no desea hacerlo.”
  • “Además, Gracia, si la obligan, lo más probable es que la quiten de estudiar, y así no podrá llevar a cabo su sueño de estudiar Matemáticas e investigar el lenguaje de los ordenadores, que es lo que a ella le encanta. ¿Qué va a ser de ella?”
  • “¡¡Dios mío!! ¡¡Esto es espantoso!! Estoy de acuerdo con lo que habéis apuntado respecto a la legalidad de este asunto. Es una menor, que no alcanza ni los dieciséis años, que es la edad mínima para intentar contraer matrimonio, si bien, incluso en ese caso, son necesarios unos cuantos requisitos. Pero a su edad, ni siquiera con esos requisitos puede realizarse tal práctica, y si encima, como me habéis dicho, se trata de un matrimonio forzado, la ley debe procurarnos, casi con total seguridad, alguna forma de impedir esta locura. Las tradiciones son muy respetables siempre y cuando no choquen con las leyes, ni las del estado en cuestión, ni tampoco las leyes naturales del sentido común. Imaginad, por ejemplo, que en un país X existiese la tradición milenaria de tirar por un acantilado a un niño de cuatro años cada solsticio de verano. Por más que esta salvaje costumbre formase parte del folclore, jamás podría permitirse semejante atrocidad, con la simple y absurda excusa de invocar, como justificación del disparate, la existencia de una tradición antigua. Igual ocurre en este caso. Voy a comunicar el asunto a la directiva del centro para aplicar las medidas necesarias a fin de evitar a toda costa esta barbarie.”

(IV)

  En el despacho de Ramón, el Jefe de Estudios, se arremolinaban las idas y venidas de los profesores de 2ª C, los timbres de los teléfonos y las conversaciones, superpuestas unas a otras en un revuelo nerviosamente activo. Encima de la mesa, asomaban sin geometría ni orden definidos, montones de papeles por aquí y por allá: cartas a las autoridades, informes, reportes a la Fiscalía de Menores, Boletines Oficiales, Normativa, denuncias…Incluso por algún rincón se dejaba ver algún recorte de periódico en el que aparecía la noticia de una menor a la que sus padres habían querido obligar a casarse con sólo catorce años y sin su consentimiento, y con el único beneplácito de sus padres para su propio beneficio, en aras de una tradición aberrante e inhumana, cuya práctica iba a proporcionar a los padres una suculenta recompensa económica por parte del novio.

 En algunas de las fotos en las portadas de los diarios que se desparramaban caóticamente por la mesa, aparecía reflejada la cara de Amina, con un gesto superficialmente neutro que, en realidad, solapaba un intenso amargor, una ruptura en los adentros, onerosa y quizás desgarradora, que nadie podía descifrar del todo.

  • “¡Menos mal que hemos logrado evitar ese desastre! ¡Pobre chica, iban a malograr su futuro, a encerrarla para siempre en un matrimonio oscuro y espinoso, arrebatándole la voluntad y el libre albedrío! Pero, hay algo que no termino de comprender. “Inquirió Gracia con una sombra de vacilación. “¿Por qué me da la sensación de que Amina no está tan contenta como era de esperar? Debería sentirse feliz por haber sido liberada de la tortura a la que iba a ser sometida. No acabo de verlo claro.”

(V)

 Desde la soledad del pupitre, el aula se le antojaba un lugar extraño, ajeno, y vacío. Las voces que emergían del fondo sonaban remotas, como de otro mundo, un mundo que debía afrontar sin saber muy bien cómo. Todo a su alrededor daba la impresión de estar lejos, escrito en un idioma incomprensible. <<¡Qué difícil! ¡Qué voy a hacer ahora!>>, pensó Amina, con un pellizco de angustia en las entrañas. La pálida y suave voz de Mariola le llegó como de las antípodas:

  • “¡Amina, tú sabes que eres mi “bestie *”! ¿Qué te pasa?”

Amina no le contestó con palabras, y sencillamente la miró con una ausencia compungida que Mariola no acertaba a traducir. Al cabo de unos minutos, Mariola observó en los labios de Amina un rictus tembloroso que de pronto la hizo saltar y correr a los servicios. Mariola encontró por fin a su amiga, sollozando en el más denso de los desconsuelos, ovillada en un rincón, rascándose la henna de las manos.

Nota: *“bestie” = anglicismo usado por los adolescentes que significa “best friend”, mejor amigo/a.

OCTUBRE DESCIENDE (01 Octubre 2022)

OCTUBRE DESCIENDE  (01 Octubre 2022)

Eres mes de descensos y cerrojos,

baja la luz por tu fina escalera

tras esa sombra oculta que te espera

hasta el límite frío de los ojos.

Verdes antiguos se te vuelven rojos

hacia el culmen marrón de la frontera,

y así queda en suspenso la carrera

de la calor, rendida en sus despojos.

Estás en medio de un conflicto extraño:

la vida, que el verano lleva fuera,

mágica voz de la temperatura,

contra el deseo de muerte del año,

en esa soledad suave y oscura

que se repite hacia la primavera.

PARA MI COMPAÑERO RAFA (26 Septiembre 2022)

PARA MI COMPAÑERO RAFA (26 Septiembre 2022)

Hoy, con los ojos cerrados,

te recuerdo, compañero,

en aquellos mediodías

sobre el crisol del almuerzo:

los chícharos en la olla,

el pan crujiente en el cesto,

los apuntes en la mesa,

y el mundo delante, abierto.

¡Poco sabíamos entonces

de zancadillas y juego

sucio con el que el Destino

se afana para tenernos

a su merced, abrumados

y escondidos en el miedo!

Y esa palabra, tan negra

como los gritos del cieno,

no era más que algo escrito,

desconocido y ajeno

a nuestras rutinas, libres

de la consciencia del tiempo.

En fin, hoy, desde las olas,

desde ese latido crespo

donde el encaje del agua

repuja el otoño fresco,

quiero fijar tu sonrisa

a una estela en el océano,

para que quede por siempre

esculpida en el recuerdo,

tu sonrisa, la bandera

de tu alma, compañero.

FEDERICO, MI HERMANO (A Federico García Lorca. Agosto 2022)

FEDERICO, MI HERMANO (A Federico García Lorca. Agosto 2022)

Como la escorrentía temblorosa

entre los zapateros y las piedras,

así mi voz se asoma por tu nombre,

ansiosa de sentir tu tibia huella

y flotar sin timón, como las aves

en el delirio azul que el viento deja.

¡Ay, mi hermano de sueños, grita y dime

si me has visto seguirte por el campo,

si has sentido la sombra de mi aliento

escarbando en tu piel de jaramagos,

para hallar el  origen de tu fiebre

allá donde dejaste el folio en blanco!

Dime si acaso fue la madrugada

la que cayó de pie sobre tus brazos,

y si acaso, después, entre la niebla,

detectaste el empeño de mis pasos

en perseguir tu estampa de mil frunces

en las ondas tejidas por el barro.

Dime si has vuelto, acaso, la mirada

hacia el tímido hilo de vocablos

que intenté recobrar de entre los juncos

y ese denso zumbido de los zánganos.

Yo tras de ti pensé encontrar secretos,

su pesado silencio, el punto arcano

en el que la maleza consentida

selló el camino a golpe de disparos:

la sólida verdad de las hormigas

en la herencia del verso postergado.

¿Cómo entraré en la herida que te escinde

de nuestra dimensión del calendario,

la carrera sin fin de las palabras,

y la ley de la carne? ¡Dime, hermano!

Quiero darte la luz de los espejos

y la tenacidad de los caballos,

limpiar tu tuétano de los escombros,

y ofrecerte mi tiempo sobre un paño.

De ti presumo yo, como de sangre

prestada en las raíces de los verbos:

de ti aprendí a buscar bajo la umbría

el orgullo brillante de los ciervos,

el deseo fugaz de la albahaca,

y el canto recurrente de los muertos.

Por eso ahora hermano te llamé,

en el albor plateado del recuerdo,

por compartir penumbras y sabores,

geranios, emociones, miedos, genio,

abanicos, y tierra consumada

en el afán caliente de los versos.

ABUELA (07 Agosto 2022)

ABUELA (07 Agosto 2022)

Con voz de estreno, desde que la vela

de la nave del mundo me lo trajo,

con leve balbuceo y desparpajo,

ayer mi nieto me llamó: “¡Abuela!”

El corazón saltó de luz henchido,

la calle se encendió con su lenguaje,

su inocencia brindaba un homenaje

a la sangre ilustrada en un sonido.

¡Qué rico tu vocablo! ¡Qué hermosura

la borrosa expresión de tu tamaño!

¡Qué delicioso afán, sutil y extraño,

del concepto redondo y su textura!

Me siento eterna por tu diccionario

de explorador sagaz del universo,

parte de la verdad, papel inmerso

en este mundo real, tuyo y diario.

LA NIÑEZ DE LAS MANGUERAS (Agosto 2020)

Hallé otra vez la libertad del agua,

su frescor reforzado en el paisaje

de la altiva montaña del verano,

(fina humedad, como un visillo al viento,

un arcoíris de calima al frente).

Y entonces la niñez, su juego antiguo

en la temperatura desbordada,

se coló por los surcos de las gotas,

como en aquella infancia desprovista

de caprichos ajenos y costosos,

(los chiquillos batidos en la flama

agresiva del basto sol de julio):

Siento el acuoso canto de los grifos

que entonces bosquejaba fantasías

y planes al alcance de los pobres,

(los mitos de la playa tan distantes

como un sueño de vaho, piel de trébol

en la ruin lotería del reparto).

¡Qué agua tan hermosa y esperada

en aquellas carencias indomables!

¡Cuánta felicidad en la escasez

y en la magia infantil del vidrio vivo,

a pesar del vacío de las huchas

y de la frustración de los mayores,

sudando el equilibrio de su esfuerzo,

mas sin su recompensa de justicia!

¡Cuánta alegría gratis en el patio

que iba oleando a ritmo de manguera

los bañadores raídos de los niños

al libre chorro de las vacaciones

y el barrio inmerso en la agreste canícula!

MI CASTILLO DE NIÑA (B) Nueva versión Julio 2022

MI CASTILLO DE NIÑA (Canción. Mayo 2016)

El viento se llevó un día

su rumbo de mimbre y pan,

para cargarla de piedras negras,

y ponerla a caminar.

Y  con la espalda apretada

por los golpes del azar,

entró en los bosques desconocidos

con el recuerdo del mar.

Estribillo:           

  El castillo dorado

con raíces de niñez,

lo transformó

el viento en desilusión,

para empezar otra vez.

De repente el camino

se perdió en un arenal,

se puso en pie

tras el atardecer

sin zapatos para andar.

Con el cuerpo entumecido,

las rodillas de cristal,

cerró los ojos al calendario,

y a la cruel soledad.

El corazón confundido,

inventándose un afán,

guardó las letras para nombrarse,

y así tal vez, comenzar.

Estribillo:           

  El castillo dorado

con raíces de niñez,

lo transformó

el viento en desilusión,

para empezar otra vez.

De repente el camino

se perdió en un arenal,

se puso en pie

tras el atardecer

sin zapatos para andar. (Repetir)