CAJONES VACÍOS (30 Abril 2018)

cofre-cajones-abierto-a.jpg

 

CAJONES VACÍOS (30 Abril 2018)

 

VACIAR CAJONES ES TRISTE TAREA:

AL RETIRAR CAMISAS, FALDAS, TRAJES,

EL ANCLA OSCURA DE LOS EQUIPAJES,

COMO UNA LOSA, EN EL DOLOR FONDEA.

 

Y FLOTA EL CORAZÓN EN LA MAREA,

ARRASTRANDO BOTELLAS CON MENSAJES

DE RECUERDOS DE ARCILLA, DE VIAJES

QUE LA AURORA DEL AGUA FUNDE Y CREA.

 

HAY UNA SOMBRA VIEJA QUE SE ARQUEA

SOBRE EL DESTINO Y SU FUGAZ DESTELLO,

Y TODA LA MEMORIA FORJA UN SELLO

DE PÉRDIDAS EN UN COLLAR COSIDAS,

Y SIN SIQUIERA SER CONSCIENTES DE ELLO,

NOS DEJAN EN MITAD DE LAS HERIDAS.

 

 

 

 

 

SU PARTICULAR SILENCIO (Para mi querida hermana, que se me ha ido hoy 18 de Abril de 2018)

SU PARTICULAR SILENCIO  (Abril 2018)

 

En silencio.

Su particular silencio.

Como vivió, así se fue,

sin un ruido estridente.

Con sus marcadas rutinas

de repeticiones mudas,

sus idénticas jornadas

de pan, paseos, y sueño

de extensas y quietas noches,

donde el aura sideral

bañaba grutas perdidas,

con sus enigmas de sangre,

dejando sin explicar

la decisión de los genes,

al castigar su inocencia

con laberintos de plomo.

Sus ojos, tan infantiles,

arañaban los setenta

noviembres, en la ironía

de un destino caprichoso,

sin un ápice de mal

en su sonrisa de tierra,

como el barro que los niños

prestan a su fantasía.

 

 

En silencio.

Su particular silencio.

Se me ha esfumado de pronto,

y me he quedado en un surco

en que no asoman las flores,

sino una línea sola,

donde mi voz se adelgaza.

El único alivio es,

que no la aplastó el pesado

dominio de la vejez,

con su carcoma negruzca

ajando cada minuto,

sin más afán que esperar

el final liberador,

la cortina iluminada

que cerrase la ignominia

de cada hueso quebrado,

o cada dolor abierto.

Me la han llamado los ángeles,

y ella se ha ido en silencio,

con ese silencio suyo,

tan particular, tan limpio…

 

(Yo tengo que hacerlo así, o no sé hacerlo de otro modo. La palabra y la Poesía son mi llanto. Si no lo hago, me anega el dolor)

 

 

 

LOS HERMANOS ROTOS (Enero 2016)

Virginia sobre 1965

LOS HERMANOS ROTOS

(SONETO)

 

Un día decidiste que tu historia

y las raíces de tu corazón

debían apartarse, sin razón,

de todos los huecos de la memoria.

 

La niñez, y sus sabores de euforia,

los fundamentos de mi condición,

ennegrecidos sin explicación,

arrancados de su inocente gloria.

 

No sé cuál fue mi equivocación

para ganar tu odio desmedido:

tú desgarras la piel del apellido,

y rompes los recuerdos con las manos;

yo en cambio guardo intacta mi emoción,

los años en que éramos hermanos.

 

 

Enero 2016.