¿Qué más pedir? (Canción. Marzo 2012)

¿QUÉ MÁS PEDIR?

Tu presencia me invade

con ráfagas de azahar,

como el viento sencillo

en la tarde redonda.

Las aceras azules

que a veces recorremos,

rezuman sal intensa

entre besos y sombras.

 

 

¿Qué más puedo pedir

que no sea el infinito,

sino el susurro suave

que se esconde en el vino?

¿Qué más puedo pedir

que no sea el infinito,

si tú y yo nos mecemos

en trapecios de hilo?

 

 

Tu sonrisa me ocupa

en ángulos perdidos,

crece y se extiende como

la libertad del agua.

Los silencios que a veces

me pones en las manos

son palabras escritas

en la lengua de tu alma.

 

 

¿Qué más puedo pedir

que no sea el infinito,

sino un claro segundo

de amor preciso y limpio?

¿Qué más puedo pedir

que no sea el infinito,

si de todas maneras,

tan sólo sé que existo?

 

 

En los días del mundo

no hay más que un sol concreto,

la luz irrepetible

de un puñado de estrellas:

Es la felicidad

un vaso de recuerdos,

y un hatillo de risas

en las tardes pequeñas.

 

¿Qué más puedo pedir

que no sea el infinito,

sino el viento en los dedos

en el verano tibio?

¿Qué más puedo pedir

que no sea el infinito,

si todo nuestro tiempo

cabría en un suspiro?

La estela de tus ojos

cosida a mi vestido,

nuestras voces sumadas

al sueño del domingo:

Algunos días sueltos

es todo lo que pido.

 

 

Marzo 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s