ATARDECERES PERDIDOS (24 Octubre 2021)

A mi casa de Benaocaz.

ATARDECERES PERDIDOS (24 Octubre 2021)

Se ha diluido el fondo del paisaje,

mi reino, tan extenso y solitario,

la íntima expresión del sol diario,

claras alturas de dorado encaje.

Nunca más sentiré el tranquilo orgullo

de contemplar la fuga de la tarde

desde la amplia terraza, en quieto alarde,

yo gobernando el centro del murmullo

del silencio viscoso de la tierra,

mientras el tintineo vespertino

se escondía en las curvas del camino,

y entre los verdes dientes de la sierra.

El sueño se cumplió, duró un momento.

Un trozo de niñez por la ventana

fue el resorte de luz que una mañana

me hizo firmar papeles en el viento.

Lo devolví. La cuesta desanduve.

Las llaves apagué bajo la alfombra,

pero acaso, quizás, quede una sombra

en el rincón de cal que un día tuve.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s