¡AY, LOS DESEOS! (22 Diciembre 2022)

¡AY, LOS DESEOS!

¡Ay, los deseos!

Redondos, en plural.

Porque en el singular es otra cosa…

Son los faroles hondos

que proyectan auroras consentidas

en corazones hartos y cansados

de repetir,

tantas y tantas veces,

la amargura de Sísifo en la noche.

Arrancan rayo a rayo

las enconadas sombras

de aquellas frustraciones que acabaron

posándose en el fondo

de almas exhaustas

perdidas, tal vez rotas,

con la tarde cayendo en el camino.

¡Ay, los deseos!

Redondos, en plural.

Los hay que nacen en ríos podridos,

y ocultan su vil rastro de gusanos

en el oscuro cieno

de todas las envidias.

Pero aquellos que vienen de la masa

blanca, esponjosa y limpia

del pan diario,

ofrecen sus andamios luminosos

para auparnos del barro en las caídas,

y fluyen por las calles sin cuchillos

ni aristas de veneno.

Tan solo asumen voluntades dulces,

un nuevo calendario en la cocina,

y llenan los espejos

de lámparas y luces de diamante,

las que soñamos siempre en los palacios

de la niñez,

en los baúles de la fantasía.

¡Ay, los deseos!

Redondos, en plural.

Porque en el singular es otra cosa…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s