DORMÍAS (MAYO 2019)

DORMÍAS (MAYO 2019)

Dormías.

Dormías tras la puerta, en el silencio,

y la razón del mundo se volvió

una grave y metálica pregunta,

que rechinaba encima de los nervios

ardiendo como un astro sin su órbita,

en medio de una espera insoportable.

Dormías.

En la densa quietud de lo recóndito,

sin huellas ni ruido de ajetreo,

se escondía el camino de la sangre

en su críptica imagen congelada,

y el miedo se adueñó de las paredes,

intentando buscar una señal

en mitad de un momento sobrehumano.

 

Dormías.

Dormías, y la angustia decidió

precipitar el sol en la respuesta,

comprobar la certeza de los huesos

y las leyes de la temperatura,

para saber que estabas ahí, durmiendo,

y no en ese lejano hielo antiguo

donde la más cruel oscuridad

se hace con la verdad de cada célula…

 

Y entonces agité con suavidad,

medida precisión de cirujano,

la sábana clavada en laberintos,

y una tenue evidencia de aire claro,

con su ir y venir de los pulmones,

abrió la aurora al fin, de par en par,

para ver, solamente, que dormías.

Dormías, nada más. Allí. Aún.

 

4 comentarios en “DORMÍAS (MAYO 2019)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s