FELICITACIÓN NO RESPONDIDA (Diciembre 2019) (Si bien, ya sí que fue respondida, en fin de año!)

FLOR DE PASCUA MUSTIA

 

FELICITACIÓN NO RESPONDIDA (Diciembre 2019)

 

Yo me arranqué de las venas

aquella pasión maldita,

yo, que me había tragado

el ramillete de espinas

que el Destino, o malas artes,

forzaron entre mis tripas,

yo, que me había rendido

a tanta ilusión postiza,

yo, que lamento los años

que se escurrieron de prisa

tras una pantalla oscura

donde a veces se exhibían

unas historias de vaho,

con los andamios de arcilla,

yo, hoy me encuentro, sin tiempo,

doblando la última esquina,

sin saber si tú te acuerdas,

siquiera, de aquella vida.

Tanto pagué para nada,

tanto ofrecí que, vacía

de cualquier rastro de fuego

y de emociones antiguas,

he decidido inventarme,

construir estrellas vivas,

bautizarme, aun con las sombras

de la edad ennegrecidas.

 

 

 

HÁBLALE (Diciembre 2019)

ÁRBOL DE LUISRamas A

 

HÁBLALE (DICIEMBRE 2019)

 

Háblale. Sí.

Háblale a ella que tanto te amó,

con las cenizas de nuevas raíces,

desde la vista certera del joven

tronco que busca su sitio en la tierra.

 

Háblale desde ti.

Háblale muy despacio, con el viento

que orquesta el son festivo de las hojas;

cuéntale alguna historia en el perfume

suave y sencillo de la alegre fruta.

 

Háblale. No te calles.

Muéstrale tus misterios desde el fuego,

allá donde tu alma, al fin tranquila,

ha comprendido el texto que las nubes

van escribiendo en párrafos traviesos.

 

Súmate al árbol recién construido,

para que el cosmos brote del recuerdo,

y ofrécele un abrazo de corteza

cuando la tarde se colme de flores.

 

Háblale, sí, sin fin. Ya no te calles.

Ensártale algún beso por las ramas.

Ella sabrá que estás, y que la quieres

en la madera que se extiende y sube

hacia la dimensión de las sonrisas.

 

CUANDO LOS LIBROS SE CIERRAN (26 Noviembre 2019) A nuestro amigo Luis, incinerado hoy.

20190924_091518

CUANDO LOS LIBROS SE CIERRAN (26 Noviembre 2019)

 

La puerta tras tu espalda se ha cerrado,

y el polvo de tus suelas se esfumó

en pos de un fuego negro y recogido

donde plantar un árbol de cenizas.

 

La ventana de gruesa oscuridad

que quedó apuntalada en la mañana,

luce cristales, ya libres de sombras,

abierta al puente que cruzas al sol.

 

Tu diáfano camino ha comenzado,

y la cama a destiempo, ya vacía,

se disuelve en la brillante cancela

de la que no retorna la mirada,

para emprender tranquilamente el viaje

hacia la gran aurora de los libros:

Las páginas ya concluyen su historia

en el resplandor de la estantería.

 

 

 

 

BRUMA (24 Octubre 2019)

 

BRUMA (24 OCTUBRE 2019)

ESTRIBILLO:

Bruma

que me lleva al mar,

gotas,

pura voz de sal,

que me empuja

suavemente

hacia atrás,

a rincones escondidos

que la espuma se tragó.

 

Estabas,

entonces,

en la cara del agua,

cinceles

de rocas

conformaban la noche.

 

Mareas

azules

susurraban acordes,

vaivenes

dorados,

nos hacían de cuna al dormir.

 

ESTRIBILLO:

Bruma

que me lleva al mar,

gotas,

pura voz de sal,

que me empuja

suavemente

hacia atrás,

a rincones escondidos

que la espuma se tragó.

 

Las aves

del alba

iban desde la tierra,

sus limpias

canciones

nos abrían los ojos.

 

Vapores,

aromas,

las señales del día,

el blanco ajetreo,

al templado compás del café.

 

ESTRIBILLO:

Bruma

que me lleva al mar,

gotas,

pura voz de sal,

que me empuja

suavemente

hacia atrás,

a rincones escondidos

que la espuma se tragó.

A esos mundos ya perdidos

que la espuma se tragó.

 

A VECES, SÓLO A VECES (Octubre 2019)

Reloj Cocina A

A VECES, SÓLO A VECES  (19 OCTUBRE 2019)

A veces eras mío.

Como un chubasco en medio de la calle,

como una recompensa inesperada,

como un guiño de luz en el invierno.

Tú, apenas lo sabías.

Te lanzabas al río de mi alma,

te olvidabas del miedo en un momento,

te quedabas allí, en mi regazo,

sin recordar las leyes de la Física

ni dar oído a ese dictado estricto

de las medidas que inventan los hombres.

Te dejabas caer y eras mío.

A veces …

Durante tantos años …

Fue mucho más. Mucho más de lo que otros

gozan de pleno en su vida entera.

Yo tuve el mar, y un enorme arcoíris,

algunas primaveras fulgurantes,

una unidad cabal algún Domingo,

una historia escondida por el campo

con el cielo de las fotografías,

perfecto allí en su instante detenido,

una baraja de sonrisas claras,

un largo azar de noches de verano.

Para mí a veces,

sí, porque entonces

a veces eras mío.

Nunca del todo, nunca al absoluto

y extenso pulso de signo diario,

nunca con apellidos permanentes,

ni con la convicción de normas ciertas.

Algunas veces, sólo,

te dejabas volar sin tus temores,

sin saberlo, quizás, desde tu sueño,

tal vez del todo entonces,

mas siempre en lluvia o parpadeos leves,

estrellas rutilando entre las nubes,

un mapa de botones luminosos

que se desparramaron por el suelo.

A veces …

Tantos años, a veces …

Tal vez un panorama de emociones

que muy pocos disfrutan en el mundo.

Nunca del todo, pero, sin embargo,

Mucho más de lo que otros han vivido.Reloj Cocina A

HERIDAS EN LOS DOS LADOS (Septiembre 2019)

 

CORAZÓN 42.jpg

HERIDAS EN LOS DOS LADOS (SEPTIEMBRE 2019)

Curiosa reacción, la trayectoria

de las heridas en su sanación,

las del alma, el cuerpo, el corazón,

siguen los mismos pasos en su historia.

 

Cuando son casi humo en la memoria,

algún golpe, de pronto, sin razón,

abre y deja sangrando la lesión

en células que soñaban su euforia.

 

El camino se traza en un patrón

para los dos lados de la salud:

La carne material, o la ilusión,

los huesos, los deseos, la emoción,

los tendones, los ojos, la virtud,

todo sufre la misma destrucción.

 

SEPTIEMBRE EN LA JUBILACIÓN (Septiembre 2019)

VIR EN LA PLAYA AGOSTO 2019.jpg

 

SEPTIEMBRE EN LA JUBILACIÓN  (Septiembre 2019)

 

Disfrutar de Septiembre es un regalo:

Oler su libertad inusitada

es comprender que la aurora del año

viene del rostro agudo del invierno,

en los ojos de Enero, tan oscuros,

y no de las fronteras del estío.

 

Casi toda la vida la he pasado

contando las llegadas de Septiembre,

abriendo los pestillos del otoño

hacia una nueva historia repetida,

con la mirada y las manos inquietas

al pensar en las cuerdas de las nubes

y en el tácito hierro de las uvas,

rodeando los pies en su camino

de pámpanos atados al arcén.

 

Ahora, Septiembre llega en una línea,

sin saltos, sin abismos, en continuo

asombro de verano desde Agosto,

como una estación única y redonda

que se esparce tranquila por los meses,

con la cancela abierta en la vendimia,

y las vallas disueltas por el campo.

El tiempo de paseo por la arena,

mientras sestea el dolor de los huesos,

va intentando olvidarse de la espera

en las agujas grises de los genes.

 

 

SENSACIONES EN MÉRIDA (AGOSTO 2019)

ESCENARIO MÉRIDA A

 

SENSACIONES EN MÉRIDA (AGOSTO 2019)

 

CIUDAD DE HISTORIA, ME HABLA Y ME CONQUISTA,

LUCE SU FLOR DE MISTERIOSA DAMA,

Y ANUNCIA EL ALMA DEL ANTIGUO DRAMA,

TALLANDO UN RETO A CUANTO SE RESISTA

A LA PRESENTACIÓN ANTE LA VISTA

DEL CARNOSO PASADO QUE NOS AMA.

ES UNA NOCHE ENTERA QUE NOS LLAMA

AL PASAR EN LOS HUESOS SU REVISTA

DE UNA CRONOLOGÍA CONSUMADA

QUE ASUME SU PAPEL EN LA LLEGADA

DE UN DESTINO, CON SU SOMBRA IMPOSIBLE,

QUE TAL VEZ FORJE EN NUESTRO CORAZÓN

UNA SANGRE COMÚN INELUDIBLE,

LE PESE A QUIEN LE PESE SU RAZÓN.

PEQUEÑAS REFLEXIONES EN PROSA SIMPLE: EL VERANO (04 AGOSTO 2019)

Vir en la Playa 1975

 

PEQUEÑAS REFLEXIONES EN PROSA SIMPLE “EL VERANO” (04 AGOSTO 2019)

Ya llega el verano…”, reza la letra de una canción de Bruno Lomas, brotando de pronto de entre ese runrún de fondo al que apenas prestamos atención, los anuncios de la televisión. Y los amarillentos acordes se cuelan por mi nostalgia, tan vulnerable en estos últimos tiempos, desenterrando, como sólo pueden hacerlo la música y los olores, una especie de hermosa inquietud por la estación estival que no he sentido en años. Pero lo curioso del caso es que dicha sensación nada tiene que ver con una espera real ni presente, ni con la fecha que corre en el calendario de la cocina. Por el contrario, estos animados sentimientos vienen empujados por experiencias ancladas en los recuerdos, y el verano que cosquillea en mi corazón como un extraño aleteo, no es el actual, ni siquiera el del año pasado, y menos aún el anterior, ni muchos otros semejantes de las últimas hornadas, que al fin y al cabo, sólo son un puñado de semanas de extremo bullicio exhaustivo, atestadas de motos descaradamente ruidosas a las 4 de la mañana, y de gente gritando a las mismas horas que las motos, como si charlaran al mediodía; esa melodía de ritmo añejo pero vívido no me transporta a esta ingente pila de noches en las que el calor se apodera del escaso sueño que me permite la edad, sobre todo porque el insultante incivismo de la juventud me fuerza a cerrar la ventana en medio de la madrugada de temperatura tropical, pues es algo más fácil acariciar la posibilidad de dormir ante el mercurio disparado que ante los decibelios inapropiados para el descanso nocturno. Las notas rescatadas de aquella época perdida abren las doradas cajas de las fotos, y se tornan una alfombra mágica en la que vuelo a aquellos veranos, tan distintos de los de ahora, en los que el calor preludiaba el merecido descanso tras la presión de los libros, los apuntes, y los necesarios madrugones del curso académico, para dejar paso a la libertad de los relojes y el misterio de los días vacíos de obligaciones. Entonces no cabía pensar en ruidos, y si efectivamente los había, no existían, daban igual, sólo importaban las vacaciones, la disposición absoluta del tiempo para el azar y la fantasía. Era la época de las risas burbujeantes en las comedias perfumadas de jazmín en el cine de verano; era el momento en el que cualquier mirada de algún chico interesante podía ser el acceso a una historia, en el cráter tupido de la imaginación, en el mismo borde de la fortuna inasible. Eran los días en los que un baño en la playa era un regalo de difícil consecución, y una estancia en la costa, un premio casi fuera del alcance para mis sueños cotidianos.

“Ya llega el verano…”, y saltan en mi memoria los mediodías de canícula apretada, cuando a falta de otro medio para refrescarnos, las vecinas nos mojaban con sus mangueras caseras desde los lavaderos en las plantas bajas del barrio, mientras nosotros nos sentíamos tan a gusto, con el frío húmedo traspasando nuestros bañadores apenas utilizados, que nos creíamos estar en las mismísimas orillas de las playas hawaianas. “Ya llega el verano…”, y me encuentro en La Calzada de Sanlúcar de Barrameda, con mi amiga Rosi Cantero, que me había invitado a compartir su veraneo, una maravillosa recompensa que aún conservo, las dos paseando por la noche estrellada del mar cercano, de camino al cine de verano que instalaban allí mismo, en el centro del rumor del océano encendido por los astros. “Ya llega el verano…”, y oigo a mi madre: “Ya va apretando el calor. Vamos a poner la casa oscurita”, tras lo cual cerraba todas las persianas, luchando contra el persistente ataque del sol embravecido y la hirviente flama del suelo con la única ayuda de la fresca oscuridad. “Ya llega el verano…”, y disfruto de la solitaria playa nocturna desde la terraza del apartamento que el tío de Inma Cívico poseía en primera línea de costa, una de las imágenes más valiosas en mis vivencias adolescentes. Ella me ofreció como un precioso regalo incalculable, pasar unos días en aquel alojamiento privilegiado de El Puerto de Santa María, y desde luego le sacamos todo el jugo al colorido viaje, como en aquella ocasión en que decidimos hacer autostop, sin pedir permiso (¡qué inconsciencia!!), y sin mencionar ni una palabra al respecto, (¡qué valor!) para ir a la cercana localidad de Chipiona, y tras un buen rato de poner el dedo, nos recogió un auténtico lugareño en un destartalado cuatro latas, con la especie de  maletero que los cuatro latas tenían en la parte trasera, lleno de melones y sandías. Aquel pintoresco conductor, ante quien nos hicimos pasar por americanas, (sin suscitar la más mínima duda), nos preguntó con un marcado acento muy cerrado: “¿Qué quiere dejir ejo der deo, que os lleve en er coshe?”.

“Ya llega el verano…”, verano para adelante, verano para atrás, 14 años, 21, 18, 15, … Todos ellos atesorados en el mismo baúl de plata y marfil, con la misma etiqueta de humo. Recordar esos veranos es un placer que sólo se nos concede a los que alcanzamos la amplia perspectiva de la madurez, cuando los años nos dan la opción de elegir hacia donde mirar…

 

 

ALGUNA PUERTA LUMINOSA (01 AGOSTO 2019) HOMENAJE A NUESTRO PROFESOR JOSÉ LUIS GUIJARRO, FALLECIDO AYER. D.E.P.

JOSÉ LUIS GUIJARRO (2)

ALGUNA PUERTA LUMINOSA (01 AGOSTO 2019) PARA NUESTRO QUERIDO PROFESOR JOSÉ LUIS GUIJARRO, QUE FALLECIÓ AYER. D.E.P.

 

NOSOTROS ÉRAMOS ENTONCES AGUA

BROTANDO EN TROPEL FRESCO DE LAS ROCAS,

CREYÉNDONOS ETERNOS, PODEROSOS,

ALMAS DE PAR EN PAR CADA MAÑANA,

LOS OJOS TAN ABIERTOS COMO EL SOL,

EL CORAZÓN DE BARRO ENTRE LAS MANOS

TRAS EL MILAGRO DE LA ALFARERÍA.

TÚ NOS HABLABAS BAJO ALGUNA LLUVIA

DE RITOS Y DE ARENA, DE PAISAJES

DONDE GUARDAR ESTRELLAS DE LA INFANCIA,

EN POS DE GRANDES LUNAS RELUCIENTES

CON LAS QUE ILUMINAR PUERTAS DE HIERRO

EN LAS INCONGRUENCIAS DEL CAMINO.

QUERÍAS SER CERCANO, UN NIÑO MÁS

DE AQUELLA JUVENTUD DESEMBALADA,

MIENTRAS NOSOTROS ÍBAMOS SALTANDO

FUERA DEL NIDO, AL FRAGOR DEL HAMBRE

Y LA INQUIETA INOCENCIA DE LA EDAD.

TE HAS IDO AL UNIVERSO DE LOS NIÑOS,

CON LA SONRISA INTACTA, Y LOS RECUERDOS,

LOS TUYOS Y LOS NUESTROS, EN UN COFRE,

COMO EN LA ENSOÑACIÓN DE LOS PIRATAS,

COMO EN LAS CUEVAS DE ORO DEL LENGUAJE,

ALLÁ DONDE NOSOTROS TE MIRAMOS,

COMO ÁNGELES GASTADOS DESDE EL SUELO.

TE HAS LLEVADO ESA PAZ QUE YA ERA TUYA.

AQUÍ QUEDAN MIL LÍNEAS EN LA TIERRA,

POR DONDE RECORRISTE NUESTRAS VIDAS.