FRENTE A LAS MONTAÑAS (24 Febrero 2020)

 

 

FRENTE A LAS MONTAÑAS (24 Febrero 2020)

ATARDECER B

El atrevido azul, casi guerrero,

se puede masticar. Calla la tierra,

y sólo el aleteo repentino

de las palomas en la chimenea,

o algún leve trinar entretejido

con lejanos ladridos por la espesa

anatomía del verde horizonte,

rasga el silencio agudo de la sierra.

Aquí y allá, los cencerros señalan

el tranquilo pastar de las ovejas,

y algún gallo pregona su legado

como un paje del sol entre las hembras.

 

Un olor desde el campo se desliza

por las paredes blancas y las tejas,

y en su empeño se une a las volutas

grises y caprichosas de la leña:

es el ocaso que se asoma al frío

que empieza a recorrer calles y sendas,

y mientras las ventanas aparecen

en un tapiz cuajado de luciérnagas,

si algo quedaba aún del ajetreo,

la tarde lo apaga y cierra las puertas.

 

El tiempo se duplica aquí, se extiende

como las sábanas en la azotea;

las horas ríen ociosas en la fuente,

y el día circular, su sombra acuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s