¿DÓNDE ESTÁS, NIÑA ALEGRE? (Abril 2016)

¿DÓNDE ESTÁS, NIÑA ALEGRE?  (Abril 2016)

 

Una vez, hace ya un mundo,

o acaso sólo dos días,

conocí a una niña alegre

que llevaba en sus mejillas

los colores de la aurora

entreverada en la brisa.

Portaba tanta ilusión

en sus manos extendidas,

que el alba se abría cuajada

de su infinita sonrisa,

para trasminar el rastro

de la vida desde arriba.

 

Con sus pisadas felices

a su firmeza cosidas,

se agarraba a las estrellas

que brotan de las esquinas

en las calles luminosas

y las plazas exquisitas,

para revelar sus ojos

en conclusiones sencillas:

el amor era la puerta

milagrosa de la vida.

 

Pero un Noviembre de muertos,

la muerte arrancó su dicha,

y los ecos descompuestos

de una grieta repentina

le arrebataron de pronto

la fuerza de su alegría,

y se llevaron su alma

por la hendidura maldita,

para no ser nunca más

la mujer que fuese un día.

Desapareció en su boca

el fulgor de la sonrisa,

y en su lugar, una mueca,

como una línea de tinta,

se le quedó emborronada

en una sombra imprecisa.

¿Dóndes estás, ay, niña alegre?

¡Dime dónde estás, Virginia!

No me contesta. No está.

Ya nunca será la misma.

Se ha convertido en reverso

de una hoja enmohecida:

Tanto dolor la ha tornado

en un reguero de espinas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s